Entradas

El amor de Dios está ardiendo. Por Fulton J. Sheen

A veces algunas personas piensan que el Amor Divino está muy lejos, mientras el amor de las criaturas es muy cercano y real. Con todo, esto no es verdad; es el amor de Dios el que está ardiendo, y la frágil devoción del amor de las criaturas permanece frío y amargo. Para probar lo anterior necesitamos sólo ir al santuario de nuestros corazones, examinarlo en sus intimidades de amor, y veremos cómo Dios ha satisfecho a éstas más allá de los sueños más locos y de las más ardientes esperanzas. En otras palabras, Dios revela Su amor en términos de intimidades del corazón humano.
Fuente; Fulton Sheen.  El eterno Galileo. Una vida de Cristo para el mundo moderno. En el capítulo Intimidades divinas.

Los secretos inexplicables de su Corazón Sagrado. Por Santa Margarita María Alacoque

El Sagrado Corazón es una fuente inagotable. Por Santa Margarita María de Alacoque

Es tiempo de defender a vuestro Rey. Por Santa Teresa de Jesús

Obras quiere el Señor. Por Santa Teresa de Jesús

Cuando un hombre renace de lo alto. Por San Serafín de Sarov

Si se debilita en el alma el trato con María, se inicia un descamino. Por San Josemaría Escrivá de Balaguer

Todo lo que da el corazón paternal de Dios es bueno. Santa Faustina Kowalska

Ilumina las tinieblas de mi corazón. Por San Francisco de Asís

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Por San Francisco de Asís

De las condiciones del pájaro solitario. Por José Luís Martín Desclazo

Los Santos Ángeles custodios. Por el Padre Pío

Acerca de la caridad. Por Santa Teresa del Niño Jesús

Lo que Jesús desea es que lo recibamos en nuestros corazones.Por Santa Teresa del Niño Jesús

Fiesta de los Arcángeles