El conocimiento de nosotros mismos. Por Santa Catalina de Siena

¡Qué agradable y útil es la virtud! Se adquiere por la oración hecha en la casa del conocimiento de nosotros mismos. En él descubrimos el fuego de la caridad y nuestra miseria, ignorancia e ingratitud; por él sacaremos [a la luz] la vena de la humildad, a causa del conocimiento que poseeremos de nosotros y de la inconmensurable bondad de Dios, la cual encontraremos en esta casa. Por la experiencia y por la fe alimentaremos el afecto en el fuego de la caridad. Entonces nuestra oración será humilde, fiel y continua, hecha por amor con la memoria de la sangre del humilde cordero, y de esta manera llegaremos a una perfectísima virtud. 
Fuente: Santa Catalina de Siena. En: José Salvador y Conde, OP. Catalina de Siena, doctora de la iglesia. Vida y enseñanzas. Madrid, Edibesa. 1999. pto 792, p 311.

Comentarios