Entradas

Tengamos una fe que destierre el miedo. Por el Beato Charles de Foucauld

San Mateo, cap. VIII, v. 26: «¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?» Esta es una de las cosas que nosotros debemos hacer de una manera absoluta para con Nuestro Señor: no tener jamás miedo... Tener miedo es hacerle una doble injuria; esto es, 1.º, olvidarle, olvidar que Él está con nosotros, que nos ama, y que Él es omnipotente; 2.º, es no estar conformes con su Voluntad. Si conformásemos nuestra voluntad con la suya, todo lo que sucediera, siendo querido o permitido por Él, nos haría dichosos con todo lo que ocurriese, y no tendríamos nunca ni inquietud ni temor... Tengamos, pues, esta fe que destierra al miedo; tenemos a nuestro lado, junto a nosotros y en nosotros, a Nuestro Señor Jesús, nuestro Dios, que nos ama infinitamente, que es Todopoderoso, que sabe lo que nos conviene, que nos ha dicho: buscad el Reino del Cielo y que el resto se nos dará por añadidura. Marchemos rectos, en esta bendita y omnipotente compañía, en el camino de los más perfectos, y estemos seguros que no …

Profecías de Ntra Sra de la Salette

El místico auténtico padece a Dios. Por Fray Alberto Justo

Permanece en la barca que te ha puesto nuestro Señor. Por el Padre Pío

María, nombre de bendición. Por San Alfonso María de Ligorio

Si tú me dices "Ven". Por Amado Nervo

Glorificar tu misericordia. Por Santa Faustina Kowalska

Entra en el santuario de tu alma. Por San Anselmo de Canterbury

Fiesta de la Natividad de la Virgen María. Por San Bernardo

La pasión de Bernardette

Nuestra vocación es integración total a Cristo. Por San Alberto Hurtado

Hagan lo que Él les diga. Por San Vicente Ferrer

El "hágase tu voluntad" en todo su sentido y profundidad. Por Edith Stein

El vestido espiritual de Santa Rosa de Lima

Acerca de las cualidades del director espiritual. Por el Beato María Eugenio del Niño Jesús