Esto amo cuando amo a mi Dios.... Por San Agustín

"[...] ¿Que amo yo cuando os amo? No hermosura de cuerpo, ni belleza de tiempo, ni claridad de luz, ésa que es a estos ojos deleitosa; no dulces melodías de cualquier linaje de cánticos, no fragancias de flores ni de perfume y aromas, no maná ni mieles, no miembros agradables a los abrazos de la carne. Nada de esto amo cuando amo a mi Dios. Y, sin embargo, amo una cierta luz,y una cierta voz, una cierta fragancia, y un cierto manjar, y un cierto abrazo, cuando amo a mi Dios; luz, voz, fragancia, manjar y abrazo de mi hombre interior, donde resplandece a mi alma lo que no cabe en lugar, y donde suena lo que no arrebata el tiempo, y donde huele lo que el viento no esparce, y donde se saborea lo que no mengua comiéndose, y donde se une lo que la saciedad no separa. Esto amo cuando amo a mi Dios.

¿Y qué es esto? Pregunté a la tierra y contestó : "No soy yo" Y todas las cosas que hay en ella confesaron lo mismo. Pregunté al mar, y a los abismos y a los vivientes que surcan por ellos, y respondieron "No somos tu Dios, búscale sobre nosotros". Pregunté a las auras respirables, y dijo todo el aire con sus moradores: "¡Engáñase Anaximenes; no soy Dios!" Pregunté al Cielo, sol, luna estrellas: "Tampoco somos nosotros el Dios que buscas", respondieron. Y dije a todas las cosas que rodean las puertas de mi carne: "¡Dame nuevas de mi Dios, que no sois vosotras: decidme algo de Él!" Y con voz atronadora clamaron: "Él nos hizo" Mi pregunta fue mi mirada; la respuesta de ellas, su hermosura.

  • San Agustín. Confesiones. Libro X, cap. 6, núms 8-9. Madrid, Apostolado de la prensa, S.A, 1951. 237.

Comentarios