Necesito un océano... Por San Pablo de la Cruz

¡Necesito un océano; quiero sumergirme en un océano de fuego y de amor; quiero convertirme en cenizas de amor; quiero poder cantar en la hoguera del Amor Increado, precipitarme en la magnificencia de sus llamas, perderme en su silencio, abismarme en el Todo Divino!

Comentarios