Llena, Señor, Mi corazón. Por Rafael Arnaíz

Llena, Señor, mi corazón… Llénalo de eso que no me pueden dar los hombres.
Mi alma sueña con amores, con cariños puros y sinceros. Soy un hombre hecho para amar, pero no a las criaturas, sino a Ti, mi Dios, y a ellas en Ti… Sólo a Ti quiero amar, sólo Tú no defraudas. Sólo en Ti se verá la ilusión cumplida.

Fuente: Escrito del 26 de diciembre de 1937.

Comentarios