jueves, 6 de diciembre de 2012

Supliquemos....Por Pseudo Macario


Supliquemos, pues, al Señor y esperemos que se manifieste en su amor y nos libre ya desde ahora de las tinieblas, para que de este modo también en la resurrección nuestro cuerpo de debilidad brille con la luz que reside en el alma y lo ilumine; y sea él mismo glorificado junto con el alma. El Señor está cerca  de nosotros a condición de que lo busquemos con un corazón sincero. Todo el que escucha estas palabras que espere recibir la Palabra sustancial y aprenda de ella toda justicia.