domingo, 29 de mayo de 2011

La vida es un combate.....Por un monje.



La vida es un combate: ¿no lo sabes ya? Si es necesario renunciarse, tomar la cruz, seguir a Jesús al Calvario, ¿hay de extrañarse de que haga falta luchar, sufrir, sangrar, llorar?
Tus dificultades vienen de tu entorno, de tu empleo, de tus propias miserias físicas y morales; de las tres cosas a la vez, quizás. En cuanto a la actitud de tu alma respecto a ellas, trázate de una vez por todas una decidida línea de conducta ante Dios. Y en los momentos de encuentro con esas miserias,
actúa en conformidad con la línea trazada. Los monólogos alarmistas no sirven para nada. Haz lo que puedas; abandona el resto a la misericordia de Dios. “Dios lo sabe todo. Lo puede todo, y me ama”: He aquí lo que justifica el abandono.
Vive al calor de la luz del Salmo XXII: “El Señor es mi pastor; nada me falta”.Cada noche, te dormirás murmurando: “Ten confianza: ¡no te ocurrirá nada malo!”.

1 comentario:

  1. MIL gracias por este compartir que el Señor nos conceda la gracia de vivir abandonado en sus manos esperandolo todo de ÉL unidos en la oracón y gracias

    ResponderEliminar