Sobre el director espiritual. Por San Vicente Ferrer

Hay que saber que el hombre que tenga un instructor por cuyo consejo se rija y cuya obediencia siga en todos sus actos, pequeños y grandes, podrá llegar más fácilmente y en tiempo más breve a la perfección, que si quiere perfeccionarse a sí mismo, aunque tenga un entendimiento muy agudo y tenga libros en los que se trata de la estructura de todas las virtudes. Más aún, digo que Cristo nunca otorgará su gracia,sin la cual nada podemos, si uno tiene a alguien que le puede instruir y dirigir, y lo menosprecia, o no procura abrazar la guía del otro, creyendo que se basta a sí mismo, y que por sí mismo puede investigar y encontrar perfectamente todo lo que le es útil para la salvación.

Fuente: San Vicente Ferrer, en:  Tratado de la vida espiritual.

Comentarios

  1. es muy interesante la figura del director espiritual, pero a la vez, es tan dificil estar seguro de quien dirige. Al hermano Rafael casi le cuesta un disgusto la perdida del que era su director espiritual, menos mal que lo suplió con el Autentico Director Espiritual, El Espiritu Santo.

    ResponderEliminar
  2. Fernando, para encontrar un verdadero maestro espiritual, hay que pedirlo, pedirlo sin descanso. Rezo para que lo encuentres y que quizá tienes ya muy cerca.

    ResponderEliminar
  3. Te agradezco enormemente tu oración, realmente me encantaría disfrutar de un guia auténtico que me ayudase a encontrar el camino para una plenitud de todo mi ser con el Maestro. De veras muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  4. El mejor director espiritual es el Espíritu Santo. Pero el Espíritu Santo actúa sobre una base. Esta base es la oración y la recepción frecuente de los sacramentos. Estos dos elementos nos proporcionan la gracia que necesitamos para seguir los impulsos del Espíritu. Se podría escribir un tratado de espiritualidad sobre este tema, de hecho, hay libros excelentes sobre el mismo. No se trata de dirigirnos a nosotros mismos, se trata más bien, de tener el alma tan ligera como una hoja otoñal que el viento del Espíritu lleva donde quiere.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario