domingo, 22 de agosto de 2010

Un alma que se habitúe.....Por Isabel de la Santísima Trinidad

Un alma que se habitúe a vivir,  a través del prisma de la fe, bajo la mirada purísima de Dios; un alma, digo, que tenga unos ojos sencillos como aquellos de los que nos habla Cristo en el Evangelio; un alma, en fin, que tenga tal pureza de intención que no vea más que a Dios a través de todas las cosas; esa tal alma me parece a mí que vivirá necesariamente en la humildad. Humildad que permitirá reconocer los dones que ha recibido de Dios, porque la humildad es la verdad. Aunque no se apropiará nada para sí misma, sino que todo lo atribuirá a Dios, como hacia la Santísima Virgen

1 comentario:

  1. ¡Me ha encantado!

    Además leerlo de tan grata personalidad y con esa música de fondo me ha elevado alto, alto... casi le doy a la caza alcance.

    Quizá hoy, más que nunca, debo decirte que continues con el blog y con estas entradas. Nos enseñas que los que estan más cerca de Dios son los más sencillos. No puedo dejar de pedir a María por ti, por el blog y por la gente que lo lee. Y, por supuesto, cuenta con la oración de las carmelitas.

    ResponderEliminar