Cuando nos abandonamos a nuestras pasiones... Por el Santo Cura de Ars


Cuando nos abandonamos a nuestras pasiones, entrelazamos espinas alrededor de nuestro corazón.
El que vive en el pecado toma las costumbres y formas de las bestias. La bestia, que no tiene capacidad de razonar, sólo conoce sus apetitos; del mismo modo, el hombre que se vuelve semejante a las bestias pierde la razón y se deja conducir por los movimientos de su'cadáver' (su cuerpo).
Un cristiano, creado a la imagen de Dios, redimido por la sangre de un Dios. iUn cristiano... hijo de Dios, hermano de Dios, heredero de Dios! iUn cristiano, objeto de las complacencias de tres Personas divinas! Un cristiano cuyo cuerpo es el templo del Espíritu Santo: he aquí lo que el pecado deshonra!
El pecado es el verdugo del Buen Dios el asesino del alma...
Ofender al Buen Dios, que sólo nos ha hecho bien! Contentar al demonio que tan sólo nos hace mal ! ¡ Qué locura!!!

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Francisco por tu comentario. Siempre leo tu blog, lo que pasa es que a veces huelgan las palabras y no dejo comentarios. Me da mucha alegría que me encomiendes a la Virgen del Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Después de pasar por una tentación tremenda y medio sucumbir -con el pensamiento-, esta reflexión levanta el alma, la lleva a Dios, motiva la contrición y el encuentro amoroso con la infinita Misericordia, pero en el corazón, hay espinas. ¡Qué realidad!

    ResponderEliminar
  4. Has recibido un premio. Pasate por mi blog: "Diario de un joven con vocación religiosa". Te sigo encomendando a Ella, a María.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario