Nadie puede comenzar...Por el Vble Juan de Jesús María. OCD

Nadie puede comenzar el camino de la salvación y mucho menos terminarlo, si no es robustecido por la ayuda celestial ¿Qué locura, será, pues no orar frecuentemente a Dios para que aumente la fuerzas, quite los obstáculos, reprima los esfuerzos del demonio, caliente las almas tibias, disperse las tinieblas interiores con la luz divina y haga más dulce la disciplina de la cruz? ¿O no son suficientemente valoradas estas gracias para que no insistamos diaria y perseverantemente ante la divina majestad para adquirirlas?
Nadie merecería el don de la perseverancia, sin el cual nadie obtiene la salvación eterna, si no se pudiera obtener por la oración. Es doctrina común de los teólogos. ¿Cómo, pues, se llamará varón perfectamente prudente, y no mejor varón loco, quien no se esfuerce por rogar a Dios en unos momentos determinados por una causa de tanta importancia?
Por diversos avatares de la vida mortal, el ánimo también el piadoso, se relaja en su práctica y casi desiste de lo que había comenzado. Pues consta por la enseñanza común de los santos y por constantes experiencias, que por la práctica de la oración. como con un remedio eficacísimo, el ánimo se estabiliza y se apasiona maravillosamente por la piedad que el cuerpo rechaza. ¿Cómo es posible que todos los cristianos no se fijen un tiempo para la oración, para restablecer por medio de este ejercicio diario sus fuerzas debilitadas o, incluso rotas?
Fuente: En: El culto de la prudencia.

Comentarios

  1. Esto es perfecto, palabra perfecta que indica bien al alma. ¿Qué sé yo? Así me lo parece.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy bello su blog y sus posts! Dios le bendiga, p. José Luis

    ResponderEliminar
  3. Gracias Padre, me he dado una vuelta por su blog, muy bueno también. Coincido con Ud, en el post sobre Santo Toribio, tengo la vivencia de conocer sacerdotes que son verdaderos hombres de Dios.
    En comunión e oraciones,

    ResponderEliminar
  4. Cada día espero con ansia poder leer y saborear tanta profundidad y belleza de los escritos de tanta gente de DIOS. Gracias por su BLOG

    ResponderEliminar

Publicar un comentario