Sucumbir. Meister Eckhart

Nuestro leal Dios permite que sus amigos a menudo sucumban a sus flaquezas únicamente para que carezcan de todo sostén que les permitiría reclinarse o apoyarse. Pues, a un hombre amante le daría una gran alegría poder hacer numerosas y grandes cosas, ya sea con vigilias, ayunos u otros ejercicios, y con cosas especialmente grandes y difíciles: todo esto da gran alegría, apoyo y esperanza de modo que sus obras le brindan sostén y apoyo y confianza. Justamente esto se lo quiere quitar Nuestro Señor y quiere ser, Él solo, su sostén y confianza. Y la única razón por que procede así, reside en su pura bondad y misericordia. Pues, fuera de su propia bondad no hay nada que lo mueva a Dios a hacer ninguna obra; nuestras obras no sirven en absoluto para que Dios nos dé o haga algo. Nuestro Señor quiere que sus amigos se desprendan de semejante sostén y por lo tanto se lo quita para que Él solo sea su sostén. Pues quiere darles algo grande y quiere hacerlo puramente por su libre bondad; Él habrá de ser su sostén y consuelo y ellos deben descubrir y considerar que son pura nada en medio de todos los grandes dones de Dios. Porque, cuanto más desnudo y libre sea el ánimo que se abandone a Dios, siendo sostenido por Él, tanto más hondo será colocado en Dios el hombre y será susceptible de hallar a Dios en todos sus preciosísimos dones. Pues el hombre ha de confiar sólo en Dios.

Fuente: Meister Eckhart,en :Tratados pláticas instrutivas.

Comentarios

  1. Gracias es muy hermoso este apartado.
    adri

    ResponderEliminar
  2. Difícilmente haya escritos tan profundos como los del Maestro Eckhart. Tan claros y ciertos.Esta verdad: "nuestras obras no sirven en absoluto para que Dios nos dé o haga algo" puede dolernos como ego, pero es la verdad mas plena. Bien vista es tan liberadora.

    Un abrazo fraterno.

    ResponderEliminar
  3. El Maestro Eckhart, insuperable en tantos momentos y maestro de maestros. ¿Acaso nuestros místicos españoles no se apoyaron en él? Todos somos deudores de los que nos precedieron, los santos y místicos también lo son unos de otros.
    Muy buena la cita.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por este momento de belleza, paz y profundidad.Gracias a Dios y a la bondad de los corazones que brindan a todos esta posibilidad de saber que no estamos solos en esta búsqueda.Gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario