miércoles, 17 de marzo de 2010

"El hombre debe acostumbrase" Meister Eckhart

El hombre debe acostumbrarse a no buscar ni desear lo suyo en nada sino que [ha de] encontrar y aprehender a Dios en todas las cosas. Porque Dios no otorga ningún don —y nunca lo otorgó— para que uno posea el don y descanse en él. Antes bien, todos los dones que Él otorgó alguna vez en el cielo y en la tierra, los dio solamente con la finalidad de poder dar un solo don: éste es Él mismo. Con todos esos dones sólo quiere prepararnos para [recibir] el don que es Él mismo; y todas las obras que Dios haya hecho alguna vez en el cielo y en la tierra, las hizo únicamente para poder hacer una sola obra, es decir, para que Él se haga feliz a fin de poder hacernos felices a nosotros. Por lo tanto digo: Debemos aprender a contemplar a Dios en todos los dones y obras, y no hemos de contentarnos con nada ni detenernos en nada. Para nosotros no existe en esta vida ningún detenerse en modo alguno de ser, y nunca lo hubo para hombre alguno por más lejos que hubiera llegado. Antes que nada, el hombre debe mantenerse orientado, en todo momento, hacia los dones divinos y [esto] cada vez de nuevo.

  • Meister Eckhart . Tratados Pláticas Instructivas.

13 comentarios:

  1. Es un camino de toda la vida, gracias por esta entrada.

    Dios derrame sus bendiciones en vosotros !

    ResponderEliminar
  2. Una entrada preciosa que nos puede ayudar mucho. Usemos estos dones para ver a Dios y "encarcelarlo" en nuestro corazón somo Sta. Teresa.

    Pido por ti.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada¡ Gracias por el texto¡ Ir directamente a Dios¡

    ResponderEliminar
  4. Gracias por estos pensamientos radiantes de Verdad y de Luz. Me han llegado en el momento en que los necesitaba, por la Providencia Divina.

    Las cosas, no por las cosas, sino por Dios, por conocer a Dios, por prepararnos para contemplar amorosamente a Dios y recibir Su Amor infinito, contemplando ahora en las cosas tenues destellos de Su Magnificencia y recibiendo en ellas su Amor de padre providente y bueno.

    ContemplarLe en todo y dejarse amar por Él en todo, de la mano de La Reina y habitados por Su Sagrada Eucaristía.

    ResponderEliminar
  5. Las palabras del texto de Meister Eckhart no es otra cosa que el camino iniciado por Abrahán, nuestro padre en la fe. El Señor da una orden a Abrahán: "Sal de tu tierra y de tu patria y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré..." Gén.(12,1). Abrahán obediente a la orden del Señor, sale de su tierra y abandona la casa paterna, migra desde Jarán hasta Betel; llega a Egipto; sale de Egipto (Gén. 12); sale hacia Betel (Gén. 13); se establece en el Hebrón. En el camino de este largo viaje, el patriarca Abrahán, se separa de su sobrino Lot. Le libera cuando este es apresado (Gén.14); es bendecido por Melquisedec; se le aparece el Padre (Gén.15); se prepara para el sacrificio; visualiza la llama de fuego y la hoguera humeante...Su vida es un ir y venir en busca de algo, ¿qué es ese algo?, una promesa, la Promesa de Dios a Israel: "Vete de tu tierra y de tu patria y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré; de ti haré un gran pueblo, te bendeciré...en ti serán bendecidos todos los pueblos de la tierra. (Gén. 12, 1-3).

    ¡Me encanta mi Dios"

    ResponderEliminar
  6. Que decir que allí no esté ya dicho. Bellísimo texto. Gracias

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente no hay nada nuevo bajo el sol. La Sagrada Escritura sacia todos los desos del hombre en el tiempo presente y es fuente inagotable de sabiduría divina, si nos acostumbráramos a leer la Escritura comentada por los Padres de la Iglesia que nos facilitan la comprensión de los textos sagrados, no necesitaríamos más autores espirituales, beberíamos directamente de la fuente que mana leche y miel. No olvidemos que el paso del hombre sobre por lo temporal es limitado, no disponemos de todo el tiempo del mundo para leer la cantidad ingente de textos espirituales que se han escrito, bebamos directamente de la fuente y no de canales.

    Solo Dios merece el pensamiento del hombre

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu comentario. Ciertamente que la Sagrada Escritura es una fuente inagotable. Es Palabra de Dios cómo no ha de ser inagotable y llena de sentido. Es bueno cada tanto releer la Constitución Dogmática Dei Verbum del Concilio Vaticano II y recordar el valor de la Revelación de las Sagradas Escrituras.
    Como dice San Juan de la Cruz: un sola Palabra pronunció Dios y esa fue su Hijo.
    Jesucristo la Palabra hecha carne.

    En comunión,

    ResponderEliminar
  9. Agradezco "Dichosa Ventura" que siga mi blog, cada vez que veo un nuevo seguidor me digo: "Este sigue a Cristo", hay tanta riqueza en cada seguidor, que no tengo tiempo más que de ir gozando un poquito de cada uno de ustedes.
    Reciba mi abrazo frateno
    Sor.Cecilia Codina Masachs O.P

    ResponderEliminar
  10. Gracias hermana por seguir este blog. Y gracias por su acompañamiento.
    Bendigo a Dios por su apostolado desde la clausura en la oración y en este trabajo virtual.

    Un abrazo en Jesús, nuestro Único Consuelo,

    ResponderEliminar
  11. El que ama solo ansía que el ser amado sea plenamente feliz.
    Esta es la regla primera y esencial del amor.
    Cuando nos entregamos al Amor, dejamos de pensar en nosotros, dejamos de buscar lo que queremos y deseamos nosotros, para pensar y querer lo que al Amado hace feliz.
    Y como Dios nos amó primero y se dio enteramente a nosotros, solo seremos felices en la medida en que aprendamos a amar como El nos ama.
    Amar es dejar de ser en uno mismo, para ser en el Amado.

    ResponderEliminar
  12. Estimado Hermano, le mando correo a su mail para hacerle llegar una invitación pero me vuelve rebotado como inexistente. Podría enviárme nuevamente su dirección?
    Un abrazo en Cristo.

    ResponderEliminar
  13. Estimado Mario,

    Le acabo de mandar un email, así le queda registrado mi correo, de todas formas la dirección es dichosaventura1@gmail.com

    Un abarzo en Jesús, nuestro Único Consuelo

    ResponderEliminar