viernes, 12 de marzo de 2010

El hallazgo permanente.... Por el P. Alberto Justo

El hallazgo permanente es el abandono fecundo. No sé, no quiero saber. Son dos pasos: primero No sé, segundo: No quiero saber. Es hora de evitar las conmociones que tienen por objeto "desviar". El ataque del enemigo consiste en desviar. Esto es lo primero que ocurre. ¿Y cómo desvía el enemigo? Pues sembrando inicialmente la confusión y el desconcierto por el miedo, por la angustia, por el interrogante sin respuesta, por la situación sin salida. Entonces nada, no quiero saber más. No sé más.
Quizá el mejor remedio sea dormir, soñar....... Siempre ir más allá de las menudencias que la tentación plantea. Más allá, más allá. ¿Somo débiles? Enhorabuena: el Señor ha tenido y tiene piedad y misericordia de nosotros. Y nos perdona y nos levanta donde no sabemos..... Todo está en Él, todo viene de Él, en Él somos, nos movemos y existimos.
  • P. Alberto Justo, OP. La lucha y el sosiego,Buenos Aires, Desierto Interior, 2006. p. 14.
Imagen: Tentaciones de San Antonio (El Bosco)

6 comentarios:

  1. Muy buena la entrada, especialmente la foto: "Tentaciones de San Antonio" del Bosco. Merece la pena ampliar esta foto para observar los detalles de forma pausada y relajada, como se suele decir, a veces una imagen vale más que mil palabras.
    Gracias por compartir esta belleza del Bosco.

    ResponderEliminar
  2. Te recomiendo la biografía de San Antonio Abad, si es que no la has leído, escrita por San Atanasio; allí, puedes encontrar la figura de este Antonio rodeado por toda clase de tentaciones y está muy bueno cotejarla con la pintura Del Bosco.
    Gracias por el comentario.
    En comunión de oraciones,

    ResponderEliminar
  3. Gracias por este posts lo recomiendo...

    ResponderEliminar
  4. Buen día, soy Daniel el administrador de la página "Sed Consolación Jóvenes Misioneros" les quiero hacer una atenta invitación para compartir lo poco que se con todos ustedes.

    Todo el que encuentra consolación en la oración recibirá la gracia de poder consolar.

    Que tengan una excelente semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Dichosa Ventura por tu recomendación sobre la bigrafía de san Antonio Abad. Es una pena que la vida del hombre sobre la tierra no sea de 120 años como presuponen los científicos, entonces tendríamos algo más de tiempo para leer todo lo que necesitamos. Lamentablemente, la vida es mucho más corta y hay que elegir un tipo de lectura, en mi caso me decanto por la Escritura y la patrística. De san Antonio Abad me conformo con mirar la foto de esta entrada, es ilustrativa y algo más rápido de leer que su biografía.
    En comunión de oraciones.

    ResponderEliminar
  6. Querido Daniel;

    Gracias por la invitación. Y adelante con tu blog. Qué importante usar estos medios que nos ofrece la tecnología como modo de evangelización, es sorprendente el bien que se puede hacer y que se recibe en esto.

    En comunión de oraciones,

    ResponderEliminar