domingo, 24 de enero de 2010

La oración, San Francisco de Sales

Hoy es el día de San Francisco de Sales, un santo maravilloso, que nos ha dejado cantidad de enseñanzas. Así se refiere a la oración:
"La oración al llevar nuestro entendimiento hacia las claridades de la luz divina y al inflamar nuestra voluntad en el fuego del amor celestial, purifica nuestro entendimiento de sus ignorancias, y nuestra voluntad de sus depravados afectos; es el agua de bendición que, con su riego, hace reverdecer y florecer las plantas de nuestros buenos deseos, lava nuestras almas de sus imperfecciones y apaga en nuestros corazones la sed de las pasiones."

  • San Francisco de Sales. "De la necesidad de la oración" En: Introducción a la vida devota.

9 comentarios:

  1. Que bellas palabras las de San Francisco de sales sobre la oración, pero la oración que Dios quiere es la virtud, y si esta es la humildad, tanto mejor. Porque como dice San Basilio de Césarea:
    "Quienes no adornan su vida con alguna virtud, no piensen que van a justificarse con la abundancia de sus oraciones".

    ResponderEliminar
  2. Gran Contemplativo San Francisco de Sales. La descripción sobre la oración Contemplativa es, aparte de la belleza de sus palabras, lo más exacto, en mi opinión, sobre este tipo de oración.
    Sucede que hasta llegar aquí, el camino es largo y estrecho. Creo que fue un Cartujo quien dijo que al principio el camino es estrecho pero con el tiempo el espíritu va holgado. Esperemos ese tiempo.

    ResponderEliminar
  3. San Francisco de Sales fue un santo increíble,con un don inapreciable. Es un verdadero maestro de la devoción.
    Coincido en que el camino es estrechísimo y lleva tiempo para el espíritu estar holgado, cuando lo está no lo sabe, vive sin preocupaciones de sí, olvidado en Dios. Qué gracia!!!! Quiera el Señor llevarnos por ese camino siempre.

    En comunión de oraciones,

    ResponderEliminar
  4. El Señor, siempre que se lo pedimos, nos concede la gracia de caminar por ese camino estrecho, pero para eso tenemos que estar dispuestos a extendernos en la cruz. Como dice San Agustín en el Sermón 341:
    "Mostrad, pues que sois cuerpo digno de la cabeza, una esposa digna de tal esposo...Esta es la esposa digna de Cristo, la que no tiene ni mancha ni arruga.
    ¿Quieres no tener arrugas? Tiéndete en la cruz. Para estar sin mancha ni arruga no necesitas solamente lavarte, sino también tenderte."
    La siguiente pregunta sería, ¿cuanto tiempo aguantamos tendidos en la cruz?. En mi opinión, este tiempo no solamente es cuestion de gracia, sino de perseveranciaen la gracia.

    ResponderEliminar
  5. Podéis visitar mi blog, aunque está sin terminar.

    "Marta y María, Contemplativos en el mundo"

    http://contemplativosenelmundo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Contemplativos,
    intento ver el blog pero no puedo.

    ResponderEliminar
  7. Lo siento Dichosa Ventura, has debido entrar en un momento en el que se está trabajando sobre él. Avisaré cuando esté terminado.

    ResponderEliminar
  8. un fuerte abrazo en Cristo , Jesus , mil bendiciones , que su pagina de muchos frutos espirituales tocando el corazon de todos los que la visitan ,

    ResponderEliminar