Comentarios

  1. Un afectuoso saludo desde Hesiquía blog.
    Que la paz de Cristo habite en nuestro corazón y nos ayude a encarnar su enseñanza en la vida cotidiana.

    En comunión de oraciones.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Salvator noster natus est in mundo!!
    *+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*
    Que el Niño Jesús, con su infinito amor y su bondad, ilumine tu hogar, y lo colme de dicha y bendiciones.

    Un abrazo muy grande de Paz y Bien.

    ResponderEliminar
  3. Feliz Navidad a todos. Hoy he descubierto algo, creo que la función de los laicos en el mundo es, que el mundo vea con nuestros ojos; el terrible drama, es que a veces nosotros vemos con los ojos del mundo.
    Ante la pobreza paupérrima de Belén, el despliegue de medios de las sociedades occidentales, ¿diferentes formas de ver la Navidad?

    ResponderEliminar
  4. Que la Celebración de SU PRESENCIA que ilumina y libera nuestra realidad más allá de toda apariencia... nos DESPIERTE en cada nuevo dia... a SU LUZ, AMOR Y SABIDURIA TRASCENDENTES de toda ignorancia DE DIOS.

    FELIZ NAVIDA A TODOS HERMANOS... EN CRISTO.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por sus saludos. Siento que somos una verdadera comunidad en el Espíritu. Aunque nuestro contacto sea virtual, ya los llevo en mi corazón. Gracias por cada uno de sus blogs.

    En comunión,

    ResponderEliminar
  6. Voy ha explicar un poco más lo que he querido decir en el comentario anterior, ya que en la Iglesia somos muchos, y puede que todos no entendamos lo mismo.

    Cuando María y José llegarón a Belén lo hicieron en unas circustancias determinadas, Lucas nos dice que no había lugar para ellos en la hospedería. La hospedería de la que nos habla Lucas era simplemente un albergue de caravanas. Es imposible que no hubiera un sitio físico para ellos en un albergue de Oriente, donde animales y personas se encuentran mezclados. A lo que se refiere Lucas es que, la hospedería no era el lugar adecuado para el Nacimiento de Dios.

    El Hijo de Dios tenía que nacer en un ambiente de oración y silencio, de forma que estas son las razones por las que María y José eligen una gruta separada, aunque esta sea paupérrima sino hay otra opción.

    Todo lo importante se lleva a cabo en silencio, la vida, la muerte, la gracia, operan siempre en silencio, de hecho, una de las múltiples cosas que es Dios, es silencio.

    Un profundo silencio lo envolvia todo, y la noche avanzaba en medio de su carrera, cuando tu Omnipotencia Palabra, bajó de los altos cielos al medio de la tierra (Sab 18, 14-16)

    La Navidad es la adoración del Misterio en el silencio de nuestras almas, lejos del bullicio de la ciudad. Contemplar el Misterio no es otra cosa que, guardar silencio ante él. Orar, adorar y contemplar son palabras sinónimas siempre que tengan por denominador común, el silencio.

    ResponderEliminar
  7. Clara:
    Tienes razón la clave está en el silencio, esto me recuerda a lo que dice San Juan de la Cruz acerca de la soledad sonora. El silencio es un lenguaje altísimo donde el alma descubre su capacidad para orar, adorar y comtemplar. Gracias por tu comentario tan certero.

    ResponderEliminar
  8. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE
    DICHOSA VENTURA


    DESEANDOOS UNAS FIESTAS ENTRAÑABLES DE NAVIDAD 2009 ESPERO OS AGRADE EL POST POETIZADO DE CREPUSCULO.

    José
    ramón...

    ResponderEliminar
  9. Gracias José Ramón:

    Gracias por tu comentario y por seguir este blog. Admiro la poesía es una de las formas dentro- de lo que se puede- más adecuada para trasmitir lo inefable.

    Muy feliz Navidad y un Santo año nuevo.

    ResponderEliminar
  10. ...la soledad sonora, la cena que recrea y enamora.

    Nuestro Padre Dios es un Dios fascinante, si te acercas sientes el calorcito del hogar, querido Papá Dios..., si te acercas más, ilumina, pero si te acercas mucho, quema, incendia, sientes fuego en tu alma, la llama de Amor vivo (San Juan de la Cruz). La Sagrada Escritura es un bosque de hombres incendiados, al igual que San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús y otros muchos.

    El Antiguo Testamento en el Éxodo, nos dice que, no podemos mirar a Dios a la cara porque moriríamos, esto quiere decir que, Dios no puede entrar en el proceso cognitivo intelectual del hombre en este mundo. Y no pude entrar porque Dios no cabe en las palabras y está fuera de todo concepto. Por ejemplo, cuando decimos que Dios es una persona, Dios no es una persona, sencillamente Dios es Otra Cosa, Dios está siempre en negativo de nuestro concepto sobre las cosas creadas. La Sagrada Escritura nos presenta un Dios a través de analogías y aproximaciones, nos presenta un Dios en la medida de nuestra capacidad intelectual.

    La única forma de acercarnos a un Dios que está fuera de todo nombre, de todo concepto, es a través del silencio. Dios es un Ser simple, esto quiere decir que no está formado por partes, y este es el motivo por el cual no podemos capatarle a nivel intelectual por el proceso cognitivo, nuestro cerebro solo es capaz de procesar la información por partes para llegar a un todo, y para ello utiliza conceptos, pero Dios está fuera de todo concepto.

    La oración del silencio nos aproxima al Dios simple, no formado por partes. Dios es la Presencia Absoluta, que es es lo mismo que decir que, Dios es Absolutamente el Absoluto. De ahí, la música que recrea y enamora de la que nos habla San Juan de la Cruz.

    Somos tan pequeñitos para comprender el Misterio tan Inefable de la Navidad... Acerquémonos con humildad a la gruta del Bebé Dios. Dios se ha hecho Bebé para imitar con Su fragil cuerpecito nuestra pequeñez ante el Misterio Inefable. Junto con María y José, en silencio, quedémonos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario