Amar a Dios........ Por San Rafael Arnáiz Barón

¡Amar a Dios...!!¡¡Vivir en lo que es infinito....!! ¡¡Gozar del encierro del cuerpo y del espíritu para que el alma vuele a Dios....., para que se abisme en las infinitas bellezas del Eterno...., para volar a las regiones de los sobrenatural en alas del Amor Divino!!...
He aquí lo que es libertad. Sin embargo no nos engañemos. Aún hay algo cuya palabra para expresarlo desconozco, por lo que el alma suspira...., que no es propiamente libertad. Es algo más. Consolémonos los que aún andamos sobre la tierra. Consolémonos en la esperanza..... Animémonos al saber que es Dios quien nos espera, y que la llegada será pronto.

Fuente: En: Rafael,Vida y Escritos del Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón, Madrid, PS Editorial, 2000, p. 379

Comentarios

  1. Amar a Dios, vivir lo que es el infinito, gozar del encierro de cuerpo y espíritu para que el alma vuele a Dios...Rael Arnáiz

    Lo que propone el texto de R. Arnáiz, son las últimas purificaciones a las que tiene que ser sometida el alma para que se produzca la definitiva unión con Dios en este mundo. San Juan de la Cruz lo expresa con claridad meridiana cuando dice: en una noche oscura...salí sin ser notada, estando ya mi casa sosegada, es decir, se sale de la noche oscura cuando la casa o el alma está sosegada porque a través de las últimas purificaciones ha alcanzado la unión con Dios.

    Estas purificaciones son distintas de la vía purgativa y solo se producen en almas avanzadas en el camino de santidad, ya que de otra forma el alma sucumbiria en el intento.

    Luego la eliminación de las últimas impurezas que le quedan al alma para ser ese castillo interior de diamante o claro cristal del que habla Santa Teresa de Jesús, tiene todas un denominador común, la purificación. Como dice la santa, los modos de Dios para cada alma son todo un misterio, encerrar el cuerpo y el espíritu, atravesar la noche oscura, etc...

    ResponderEliminar
  2. Clara,
    Gracias por esta síntesis tan "clara".... Ya sos nuestra comentarista de oro.
    En comunión de oraciones,

    ResponderEliminar
  3. Gracias Dichosa Ventura, blogs como este no solamente son los modernos areópagos de la comunicación en Internet, sino un vergel para católicos.

    Recordándo a San Agustín, que como buen platónico, identifica al hombre con su alma cuando dice que, en el alma encuentra el hombre la verdad que, reside en el alma y trasciende al alma, enunciándolo como:

    No busques fuera. Vuelve hacía ti mismo. En el interior del hombre habita la verdad. La verdad que irradia el Verbo al alma.

    Blogs como este nos permiten, quitar las telarañas que a veces se forman en nuestras inteligencias. Gracias a tí y a todos los blogs que colaboran contigo; auténticos vergeles para católicos

    ResponderEliminar
  4. Clara,
    Gracias por todo cuanto decís y por tus reflexiones más que oportunas.

    ResponderEliminar
  5. Todo está dentro...ÉL nos hace libres.

    En el misterio de su presencia, y Actividad del Espíritu en nosotros, nuestra conciencia despierta a SU Naturaleza Divina...y ese despertar nos irá acercando a poder percibir SU infinito AMOR.

    Amarle...Amarle en verdad...es un hecho que desde ÉL coge cuerpo lentamente en nosotros... a medida que nos limpia nuestra mente, nuestro corazón, nuestra Alma...con SU LUZ.


    Gracias siempre, hermanos en CRISTO.

    Carmen.

    ResponderEliminar
  6. Lo que estamos considerando aquí, es uno de los distintos ángulos desde los que se enfoca la Revelación que Dios ha hecho al hombre. Dios nos ha revelado muchas cosas y de distintas maneras, se ha revelado a sí mismo, nos ha revelado sus planes de salvación, ha revelado a cerca de su pueblo, nosotros, del mundo visible, del invisible, del pecado, de la gracia, de Cristo, del Espíritu, del Padre, de la Iglesia, del Apocalipsis, es decir, nos ha revelado la Teología Sistemática. Pero también Dios nos ha revelado la Teología Mística, que se ocupa de la experiencia religiosa del hombre con Dios, necesitamos tener experiencias espirituales con Dios, entonces podremos leer la Sagrada Escritura y buscar su exégesis, todo esto no solo es legítimo sino que debemos hacerlo. La Teología Mística nos introduce en la muerte del ego, nos conduce a lugares celestiales, nos introduce en el conocimiento de la lucha espiritual con el enemigo en los aires, es decir, necesitamos tanto la Teología Sistemática como la Teología Mística. San Agustín lo que nos dice es que toda Teología Mística es irradiada por Cristo en el alma, por eso todo lo que necesitamos saber al respecto, está en nuestro interior y no fuera de él.
    Un ejemplo gráfico de esto que estoy diciendo es que, el equilibrio del ser humano es como un niño en periodo de crecimiento, donde tiene que crecer todo su cuerpo y su organismo por igual y al mismo tiempo, no puede crecer su masa encefálica y no crecer en sus brazos y en sus piernas, sus órganos internos tienen que crecer al mismo tiempo que lo hacen los externos. Por eso si queremos crecer de forma equilibrada, necesitamos tanto una Teología como la otra.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario