No sacrificar por nada el coloquio con Dios. Por Dom Esteban Chevevière

Los Apóstoles, los grandes “convertidores”, los santos no han sacrificado jamás, por apresuramiento, su coloquio con Dios. Confiaban todo a su Providencia, y jamás dudaban de Él. Las realizaciones, incluso temporales, de los verdaderos contemplativos son admirables, tanto como es la estéril idea de la agitación de los negocios que a Él no se ordenan. El puro amor de Dios es un filtro. Expulsará de tu alma no sólo todo lo que le es contrario, sino lo que no la alimenta. Se opondrá a todo ruido capaz de sofocar o alterar Su voz: “Dum medium silentium tenerent omnia, et nox in suo cursu medium iter haberet, omnipotens sermo tuus, Domine, de coelis a regalibus sedibus venit” : “Un silencio lo envolvía todo, y, al mediar la noche su carrera, tu Palabra todo poderosa, Señor, vino desde el trono real de los cielos” (Sab 18, 14-15). Dios viene cuando todo duerme sobre la tierra, todo lo que es de la tierra.
  • Fuente: Las puertas del silencio.

Comentarios

  1. Muy bueno¡ deberia ser la vida normal de todo cristiano.

    ResponderEliminar
  2. Bendito y alabado seas por siempre Señor !

    La gracia de Dios permite al alma alcanzar de esa plenitud, pero también es sometida de tanto en tanto a las pruebas necesarias para evolucionar dentro de esa comunión con el Dios, Uno y Trino. Recordar nuestra pequeñez frente a la inmensidad de la Misericordia de Dios nos pone un paso adelante a seguir avanzando, sin mirar atrás, solo fijar la mirada en el Señor.

    "En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas,¡Su nombre es santo!. Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen"

    Lucas 1, 48-49-50

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo, debería de ser la tónica general de todo cristiano, pero también soy realista, y alcanzar esta tónica supone un arduo y duro ascenso ascético por parte del cristiano, llegar a lo que propone el escrito cartujo, supone haber rodado mucho por los espinosos caminos de Dios, solo entonces habremos obtenido los vestidos puros distintos de los comunes de los demás hombres, pero para esto hace falta el fuego divino que solo tienen los contemplativos.

    Si renuncio a todo lo que tengo, tomo mi cruz y sigo a Cristo, ofrezco mi holocausto en el altar de Dios, pero si además ofrezco mi cuerpo para que arda en caridad, entonces alcanzaré la gloria del martirio, ofreciendo mi holocausto en el altar de Dios. Tomado de sacerdocio común de fieles de Origenes.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por sus comentarios.
    La vida espiritual es la vida de la gracia, no podemos pasar de un estado a otro solo porque tengamos la voluntad de hacerlo. Nadie se transforma en un místico por voluntad.De todas formas, esta la docilidad y la libertad de escoger día a día a Dios, los actos de la voluntad deben ejercitarse, valga la redundancia con actos voluntarios. Acudir frecuentemente a la oración podemos escogerlo.

    ResponderEliminar
  5. Excelente texto; gracias por el aporte continuo a la evangelización en internet: El nuevo Areópago.

    ResponderEliminar
  6. ES UN LENGUAJE SECRETO QUE SÓLO SE REVELA A LOS QUE ABREN EL CORAZÓN. PARA PEDIRLE AL SEÑOR EL DON DE LA CONTEMPLACIÓN, ES NECESARIO IMITAR A SU DISCÍPULO JUAN. BAJÓ SU CABEZA Y SE RECOSTÓ EN SU PECHO;UNICAMENTE JESÚS Y EL SABEN LO QUE LE FUÉ REVELADO..SU ACTITUD FRENTE AL AMADO FUÉ DE HUMILDAD PROFUNDA Y ES ASÍ COMO NOS QUIERE JESÚS., EN SILENCIO Y HUMILDES.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario