domingo, 25 de octubre de 2009

Si no buscas en ninguna cosa tu propia gloria...Por un monje.

Si no buscas en ninguna cosa tu propia gloria, vivirás en una paz inalterable, aunque tengas mucho que hacer aún. Una sola cosa hay que temer: el pecado. Los caminos de Dios no son los nuestros. Jesús triunfa por el fracaso. Nada ha cambiado desde hace veinte siglos. Sé diligente, y pon los medios: es la voluntad de Dios. Pero quédate persuadido de que nada tendrá éxito más que por Él. Si Él no lo quiere, acepta el fracaso, así como todas sus consecuencias humillantes y desagradables. Entonces, serás libre. Hacer lo que Dios quiere: eso es lo que importa; no el tener éxito. ¡Es tan tranquilizante pensar que el Padre tiene en sus manos, el mundo y el corazón de todos los hombres! Todo ocurre porque Él quiere; nada se hace que Él no lo permita. ¿Por qué angustiarse con vanas preocupaciones?
  • Escritos cartujanos.

2 comentarios:

  1. !Que grande es tu Amor para con nosotros Señor¡
    En medio de las fatigas de cada dia, nos dices:
    !Animo Yo estoy contigo: Eso solamente, vale toda las riquezas del mundo. Cuanta tranquilidad se nos da, el saber que hacer lo que Dios manda, es lo correcto. El resultado hay dejarselo ha El.
    Reflexión: Mucha oración, para no engañarnos a nosotros mismos; porque el demonio existe y se disfraza: he ahí la diyuntiva.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Timoteo,
    gran comentario. Alabado sea el Señor de nuestras almas.
    En comunión

    ResponderEliminar