Divine meditations. Por John Donne


Holy Sonnets. Divine Meditations X
Death be not proud, though some have called thee
Mighty and dreadful, for, thou art not so,
For, those, whom thou think'st, thou dost overthrow,
Die nót, poor death, nor yet canst thou kill me;
From rest and sleep, which but thy pictures be,
Much pleasure, then from thee, much more must flow,
And soonest our test men with thee do go,
Rest of their bones, and soul's delivery.
Thou art slave to fate, chance, kings, and desperate men,
And dost with poison, miar, ana sickness dwell,
And poppy, or charms can make us sleep as well,
And better than thy stroke; why swell'st thou then?
One short sleep. past, we wake eternally,
And death shall be no more, Death thou shalt die.
-------------------------------------------------
Muerte, no te enorgullezcas, aunque algunos te han llamado
Poderosa y temible, porque tú no lo eres,
pues aquellos que tú crees haber derribado
no mueren, pobre muerte, ni todavía puedes tú matarme;
del descanso y el sueño, que son tan solo tu figura,
mucho gozo, luego de ti mucho más debe fluir,
y más pronto nuestros mejores hombres contigo van,
descanso de sus huesos y liberación del alma.
Tú eres esclava del destino, la suerte, los reyes y los hombre desesperados,
y moras con el veneno, la guerra y la enfermedad,
y la amapola o los encantos pueden hacernos dormir también,
y mejor que tu golpe ;¿por qué te envaneces, entonces?
Después de un corto sueño, despertamos eternamente,
y la muerte ya no existirá más : Muerte tú has de morir.

Comentarios

  1. Yo vi morir gente desde mi más temprana juventud y eso me hizo mucho bien, es una experiencia que me hizo notar en el caso de una persona noble, lo dichosa, deseada y llena de paz que podía ser ese transito, y luego de su muerte todos nos alegramos porque sabiamos que estaba con Dios disfrutando de lo que realmente no merecio sufrir en esta vida.

    En el caso de una persona malvada todo lo contrario, el clima es denso, lleno de angustia, horror, a los agonizantes se los ve muy agitados por el terror de morir, y todo el entorno queda perturbado durante mucho tiempo.

    No hay que dejar de pedir a la Virgen morir en Paz con Dios, porque es muy feo agonizar sin fe ni perdón.

    Muy linda poesía me encanto que pusieras en su lengua original.

    En Cristo y María.

    Muy hermosa la poesía.

    ResponderEliminar
  2. Querida Anacoreta:
    ciertamente que la muerte para el justo es, como decía Francisco de Asís, la hermana muerte.

    Creo que tenemos que rezar mucho por los que se encuentran agonizando y no tienen fe, y no reciben los sacramentos porque no tienen a nadie que los pida por ellos.

    El hombre es una unidad sustancial de cuerpo y alma. No podemos imaginar el trance por el que pasan los moribundos, el agón, es decir, la lucha del cuerpo por conservar la vida.

    Un saludo en Jesús y gracias por su comentario.

    ResponderEliminar
  3. Querida Divina Ventura. He leido cada uno de los textos y me parece maravilloso que estè realizado con conocimiento real y "serio" brindando al pùblico con sed de amar a la Trinidad, textos bellisimos y los tengas actualizados.
    Hago votos de que prosigas, y deseosa que tambien los jóvenes que "buscan" verdaderamente, encuentren el llamado del Señor para dar su vida por nuestros hermanos. te abraza en Jesús y Maria, pequeña ermitaña.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario