El misterio de la Encarnación


“Oh Dios que en la plenitud de los tiempos has manifestado el esplendor de tu presencia luminosa, mediante la maternidad de la santa Virgen María, para que disipadas las tinieblas del error, veneremos siempre con fe intacta y actitud humilde, el misterio de la Encarnación y lo celebremos con devoción”.

Texto conservado en Rótulo de Ravenna

Comentarios