Dios habla en el silencio. Por Beato María Eugenio del Niño Jesús

Para el espiritual que ha gustado a Dios, silencio y Dios parecen identificarse, porque Dios habla en el silencio, y sólo el silencio parece poder expresar a Dios.
De ahí que para encontrar a Dios, ¿adónde irá uno sino a las profundidades más silenciosas de sí mismo, a esas regiones tan ocultas que nada las puede turbar?
Cuando ha llegado a ellas, preserva, con un esmero celoso, ese silencio que Dios regala. Lo defiende contra toda agitación, hasta de sus propias potencias.

Fuente: P. María Eugenio del Niño Jesús. Quiero ver a Dios. Madrid. Editorial Espiritualidad, 2002, 222.

Comentarios

  1. Gracias, Señor concédeme la gracias de dejarme encontrar por el silencio, muchas, gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario