Jesús médico lleno de caridad. Por Santa Brígida de Suecia

Yo soy, dice el Señor a la Santa, como el buen médico a quien acuden todos los que le aprecian, porque saben que su bebida es dulce, y los que gustan la dulzura de aquella bebida y creen que es saludable, visitan continuamente la casa del médico; más los que con aquella bebida sienten punzadas, huyen de semejante casa. Lo mismo acontece con la bebida espiritual, que es el Espíritu Santo, el cual Espíritu de Dios es dulce de gustar, viene para fortalecer los miembros y corre por el corazón para alegrarlo contra las tentaciones.
Yo, Dios, soy ese médico, que estoy pronto para dar mi bebida a todos los que la desean con amor divino. Está, pues, sano para tomar mi bebida el que está en gracia y no tiene propósito de continuar en el pecado, y después de gustar mi bebida, deleítase continuamente en beberla; mas el que tiene propósito de seguir en el pecado, no se deleita en tener el espíritu de Dios.
Fuente; De las revelaciones celestiales de Santa Brígida de Suecia, Libro VI. Capitulo 35. Jesucristo se compara a un médico lleno de caridad para con los suyos.

Comentarios