Prefirió llevar al cielo las llagas que padeció por nosotros. Por San Ambrosio de Milán

 Asustados los discípulos, juzgaron, en definitiva, ver un espíritu. Por eso el Señor, para darnos una prueba de su resurrección, les dijo: “Tocadme y ved que el espíritu no tiene carne ni hueso, como veis que yo tengo”... Resucitaremos, pues, con nuestro cuerpo. Porque se siembra el cuerpo animal y resucitará como cuerpo espiritual; éste más sutil, aquél más grosero y material, por sentir aún el peso de la enfermedad terrestre. Y ¿cómo podrá dejar de ser cuerpo, aquél que tenía las señales de las llagas y los vestigios de las cicatrices que el Señor les dio a tocar?
Con lo cual no sólo corrobora la fe, sino que excita también devoción, ya que prefirió llevar al cielo las llagas que padeció por nosotros y no quiso borrarlas, a fin de presentarlas a Dios Padre como precio de nuestra libertad...» 
Fuente San Ambrosio, Comentario a San Lucas lib. 10,c. 24.

Comentarios

  1. Gracias, verdaderamente que cualquiera se asusta, pero siempre pregunto, ¿porque el Señor dice que miremos sus manos y pies?, bueno gracias, felices días pascuales.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Flor del Silencio. Muy feliz Pascua de Resurrección. El Señor ha querido llevar sus llagas al seno de la Trinidad... Creo que dice que miremos sus pies y sus manos, porque sus llagas, sus heridas son el modo de reconocerlo. Gracias. En comunión de oraciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario