miércoles, 15 de diciembre de 2010

Entrega a la voluntad de Dios...... Por Santa Madre Maravillas de Jesús.


"Este tiempo de la vida, tan corto y que tan misericordiosamente nos concede el Señor para probarle nuestro amor, hemos de aprovecharlo con alegría, ofreciéndole con gozo todo cuanto nos sucede"
 
"No puede ser sino bueno lo que nos viene de Él, aunque tengamos que acatar su voluntad santísima sin entenderla. ¡Y qué alegría sea así, para probarle nuestro amor y nuestra entrega!
 
"Qué pequeño parece y es todo lo de esta vida a esta verdadera luz, y cómo lo único que importa es que dejemos se cumpla en nosotros plenamente esa adorabílísíma voluntad de nuestro Dios"
 
"Si Él nos diese a escoger en algo, no podríamos más que decirle que lo que preferimos es lo que Él quiera, que sabe bien lo que nos conviene y lo que es a Él más agradable: que nosotras no sabemos nada"
 
"La mayor felicidad de la tierra y que nada nos puede quitar consiste en unirse a Dios y cumplir su voluntad, amádole, amándole y sirviéndolo"
 
  • Maravillas de Jesús, en: Ráfagas de luz y amor, Madrid, La Aldehuela, 2001. 

martes, 14 de diciembre de 2010

En el día de San Juan de La Cruz.......


Algunos Dichos de  Luz y Amor para recordar en el día de este gran santo:

"Más vale estar cargado junto al fuerte que aliviado junto al flaco. Cuando estas cargado, estas junto a Dios, que es tu fortaleza, el cual está con los atribulados ; cuando estas aliviado, estas junto a ti, que eres tu misma flaqueza ; porque la virtud y fuerza del alma en los trabajos de paciencia crece y se confirma"

"El que solo se quiere estar, sin arrimo de maestro y guía, sera como el árbol que está solo y sin dueño en el campo, que, por más fruta que tenga, los viadores se la cogerán y no llegará a sazón"


"El que con purísimo amor obra por Dios, no solamente no se le da nada de que lo vean los hombres, pero ni lo hace porque lo sepa el mismo Dios ; el cual, aunque nunca lo hubiese de saber, no cesaría de hacerle los mismos servicios con la misma alegría y pureza de amor"

miércoles, 8 de diciembre de 2010

La Inmacula Concepción....Por el Beato Francisco Palau.

La inmaculada.
"Tota pulchra es, sponsa mea, et macula non est in te"
En la vigilia de la Concepción, a la claridad de la luna, bajé al fondo del torrente y me paseaba solo. Vi una sombra a mi lado que me seguía, y la sombra aludía a una realidad.

"Yo te felicito en unión con toda la Iglesia militante, oh María, Madre de Dios, por haberte el Señor formado tan bella, tan pura, tan perfecta cual convenía a la que había sido destinada para ser para el hombre, mísero viador, un tipo acabado y una figura donde viera bajo el velo del enigma, la Iglesia santa"

Esto decía en mi interior. Y la sombra tomó tal claridad, que parecía la luz misma de la luna centrificada allí; era blanca como la misma luz. La sombra era una figura, y esa figura era la especie de una joven, clarificada, sin tachas ni arruga, virgen siempre pura. Yo estaba atento cuanto es lícito a un hombre viador, mi vista fija hacia la figura; y porque la luz era no del sol sino de la luna, se dejaba mirar. La sombra callada, y yo no osaba a interrogarla.

Mi corazón, no pudiendo contener sus ímpetus de amor:

-¡Huye!-dije a la sombra-, vete  ¡oh hermosa mía! ¿Cuándo te veré sin sombras ni figuras, sin velos, ni enigmas, cara a cara? ¡Virgen purísima, Iglesia santa, abre tu corazón y recibe en tus brazos a este pobre peregrino sobre la tierra!

Y yo miré esa imagen, y vi entonces en María a mi amada: vi la Iglesia santa. En Cristo, su Cabeza, contemplé su inmensa e incomparable belleza, y en las fisonomías, la cara e imagen del mismo Dios. "¡ Qué eres bella, decíale a mi corazón, en arrebatos de amor!" . ¡Qué eres pura, oh Virgen amada, qué eres amable!" - Miré su cuerpo- ¡Qué eres perfecta, qué hermosa, Esposa mía! Son partes y miembros de este Cuerpo las jerarquías y coros celestes, unidos a ellos las almas glorificadas y los justos e la tierra: estos miembros, unidos a Cristo, su Cabeza, forman el Cuerpo de mi amada.

  • En: Obras selectas.

domingo, 5 de diciembre de 2010

El amor es el objeto y meta de la contemplación.....Por Hans Urs Von Balthasar

El amor es el objeto y meta de la contemplación y, por lo mismo, lo que debe buscarse desde el principio sin rodeos y hacerse realidad. El amor quiere estar con el amado: por eso el orante se pone en la presencia de Dios, o mejor, realiza en su espíritu la verdad de que Dios le tiene desde siempre en su presencia particular. Nada se interpone entre él y el Amor Eterno "Cuando hay uno solo no hay mediador" (Gal, 3, 20) Todo cuanto brotará en la contemplación, se dasarrollará en el marco de esta presencia. Lo que yo oiga de la Palabra de Dios, lo que pueda encontrar y sentir de luz y alegría por la gracia de Dios, lo que resulte en alabanza de Dios y en provecho mío, tendrá su sentido en el amor, será fruto de estar juntos y unidos en otro.

  • En: La Oración Contemplativa

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Del árbol de la Cruz....

                                        

Del árbol de la cruz nos vino la salvación. Cómo podemos olvidarlo, y no pienso en un esfuerzo mental por traer la cruz siempre a la memoria, es más que eso, el traer o tener continuamente en la mente el valor de la cruz es como una potencia extra. Es más que puro recuerdo, de hecho el recuerdo puede dejar de serlo, pero la vivencia de la cruz, valga la redundancia, en los amigos de la cruz, es gracia perenne, es guía, ruta y mapa. Es ver a dónde vamos y quien nos gano ese destino. Es como si nuestra vida corriera peligro de muerte y alguien nos salvara, podríamos olvidar a ese alguien, y podríamos olvidar las circunstancias de nuestro rescate, y si supiéramos dónde vive aquel que nos rescató y cómo llegar, no desearíamos por todos los medios ir a su encuentro y hacernos sus amigos?

Quien nos rescato de las garras de la muerte es Cristo y lo hizo por medio de la cruz, sabemos que mora junto al Padre y que el camino para llegar allí es su misma cruz bendita. Sabemos todo esto, la inteligencia de lafe nos lo muestra y enseña, pero...nuestra voluntad está adherida a estas verdades? Al menos tengamos deseos de ser amigos de la Cruz. Santa Teresa dice que ya es mucho tener deseos y San Ignacio de Loyola a los aspirantes a la Compañía les preguntaba si tenían deseos de ser santos y si respondían que no, les preguntaba si al menos tenían deseos de tener deseos de esto.