Ya cuando se acerca...

Ya cuando se acerca la tarde del jueves, nos sumergimos un poco en el recuerdo de la Pasión de Jesucristo. Se aproxima el viernes y es inútil que veamos esté día solo como final de la semana de trabajo, como día de despeje. Para el cristiano el viernes siempre es más...Tampoco podemos programar el sentirnos en sintonía con La Pasión, es algo que brota en el alma, que nos interpela, es el Amor que nos llama a recogernos en su dolor, a sentir el misterio muy cerca, como envueltos en él. El amor por la Cruz de Redención nos hace salir de nosotros mismos, nos sitúa en la esfera de la entrega desinteresada, en el don de contemplar lo sublime, lo que no tiene nombre, porque no se lo puede calificar con nada: es compañía silenciosa, es presencia excesiva y tremenda, es la mirada del cordero sin mancha. Es el Todo suspendido y traspasado por nuestras culpas, por nuestra Nada.

Comentarios

  1. ¡Qué gran verdad!

    Si fuera más rico, o si tuviera más bienes, o fuera más inteligente todo lo dejaría por él pues es contemplando la Pasión de Dios cuando nos damos cuenta de que si te quedas sin nada, lo alcanzas Todo. Gracias por ponernos en este "clima de Amor". Sigo rezando a María por tu santidad.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Francisco por cada uno de tus comentarios y por tu oración, la cual valoro infinitamente. El Señor nos haga amigos fieles de su Cruz.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario